Mensaje misterioso. ¡Comienza el proyecto de los castillos!

   Nos ha llegado a clase un cofre perdido. ¿Qué contendrá?


  Empezamos a especular: tesoro, joyas, monedas, un mapa…  Uno de nosotros dijo que lo agitáramos a ver si sonaba, pero el ruido que produjo nos dejó más confusos aún.  Era tanto el entusiasmo, que lo abrimos pronto y nos quedamos asombrados al ver su contenido.

   ¿Qué será?  Abrimos el papel y vimos que no era un mapa. También dijimos que podía ser una carta, pero no venía en sobre, se le debió perder a alguien. Analizamos el color del papel: concluimos que no era un folio. Una niña dijo que la letra era mayúscula pero más redondita ;)


   Como estaba en mayúsculas la pudimos leer sin ayuda de la maestra (somos unos campeones y Susana está contentísima con nosotros). Y así lo hicimos, aunque la maestra leyó al finalizar la carta completa.
¡Una dama en apuros! El entusiasmo fue máximo y nos involucramos mucho en el inicio del proyecto, aunque a una compañera le dio un poquito de miedo la bruja Patuja


     A la carta la acompañaba un trozo de tela con un cascabel… ¿qué será? Especulamos un rato hasta que un niño dijo “puede ser un gorro”. 

¡Cierto! Parece un gorro, pero, ¿de quién será? Creemos que tiene que ser de alguien del castillo. Después de intentar averiguarlo, Susana se acordó que tiene unas imágenes con los habitantes del castillo.



    No era de la dama, ni del caballero… Identificamos el gorro del personaje. Era de un ser con una ropa rara… Uno de nosotros nos sorprendió diciendo que eso era un bufón de la Corte Real. Más tarde nos dijo que el bufón se encarga de hacer reír a los reyes. ¡Ya sabemos algo más!


     Imaginamos cómo sería el bufón y lo dibujamos.



   Esta es una actividad de motivación que inicia el proyecto. En vez de decir: "vamos a estudiar los castillos" nos llega una carta misteriosa con un trozo de gorro. De esta manera involucramos a los niños en un proyecto, tienen una misión. No están estudiando los castillos "porque toca", están estudiando cómo es un castillo para saber por dónde hay que ir para buscar a la dama, por dónde nos pueden atacar, dónde nos podemos esconder, estudiamos cantidades matemáticas y comparamos cuál es mayor y menor para seguir con precisión la receta del conjuro mágico que hará buena a la bruja, investigamos  sobre los personajes medievales para saber quién puede hacer reír al caballero triste, aprendemos las partes de la ropa de los caballeros para poder disfrazarnos como ellos y rescatar a la dama, buscamos información y comparamos brujas para ver cómo podemos vencerla,  escribimos no porque "toca", sino porque tenemos que ver qué necesitamos para convertir la clase en un castillo, leemos  las cartas del caballero triste... 
    En definitiva, estamos involucrando de lleno a los peques en este proyecto y de momento están fascinados y muy entusiasmados con salvar a la dama.

      Si quieres ver un proyecto de castillos que realicé con otros alumnos de 5 años, puedes visitar el siguiente enlace.

http://aulainfantil-susana.blogspot.com.es/search/label/Proyecto%3A%20CASTILLOS%20MEDIEVALES

Un bisonte rupestre

   Como somos trogloditas, tenemos que pintar como los prehistóricos.
   Después de analizar diferentes pinturas rupestres, nosotros hemos realizado nuestras versiones. Esperamos que les gusten.





Inauguración del Museo de la Prehistoria del CEIP Montaña Pelada 4 años

En esta ocasión vamos a mostrarles el cartel de nuestro museo. Lo hicimos en clase con témpera y esponjas. También estampamos nuestras manos y decoramos las letras con pintura. Este es el resultado. Con este cartel inauguramos oficialmente nuestro museo.

Taller de vasijas

    En un proyecto prehistórico como este, no podría faltar un taller de barro. Así que hemos pedido ayuda a la mamá de un compañero. Ella e Isa vinieron a clase a hacer con nosotros unas preciosas vasijas de arcilla. Lo pasamos muy bien y nos sentimos muy orgullosos de nuestro trabajo, ya que nos dijeron cómo se hacían pero fuimos bastante autónomos a la hora de realizarla: unos le pusimos asas, otros no, otros solo una, otros la hicimos mayor o más gruesa...


¡Gracias a todas las personas que nos ayudaron! Tanto a las que vimos como a las que no, pues las profes de 3 añitos nos "prestaron" a Isa esas dos sesiones.

Hacemos un museo prehistórico (4 años A y B)

   Hemos traído tantas cositas de casa que no nos caben en la clase. Además, queremos poder ver los trabajitos de los compañeros de 4 años B, ¿qué podremos hacer?, ¿dónde se suelen poner las cosas valiosas de la Prehistoria?
   ¡Se nos ocurrió que podríamos hacer un museo en el cole!
   


   Pero Susana no nos lo va a hacer, lo vamos a hacer nosotros. Sería más fácil que lo hicieran las maestras y listo, pero… cuando vean el proceso vivido, verán por qué no fue así.


   Hemos ido de paseo por el cole a buscar un lugar donde podamos hacerlo: tienen  que ser un lugar de paso pero donde no se nos estropeen nuestros trabajos. Nos sentamos en la entrada del colegio y nos pareció que debajo de la escalera sería un buen lugar.

  Ya tenemos el  lugar, ahora ¿qué tenemos que hacer? Solicitar permiso

   Susana nos preguntó a quién tendríamos que pedirle permiso para montar el museo. Una niña ha dicho que a la directora. ¡Genial!
  En grupo nos pusimos a redactar nuestra carta: nosotros hablábamos y la maestra lo iba escribiendo, para que no se le olvide luego.
  Posteriormente y de forma individual con la maestra, hemos escrito la carta que previamente habíamos redactado. Cada uno escribió unas palabras, así que fue escrita por todos. No fue copiada, sino escrita atendiendo a los sonidos que nos indicaba Susana. Ya nos dice la palabra completa y nosotros tenemos que pensar qué letra va. ¡Hemos progresado un montón! A los que ya escribimos sin ayuda, no nos hizo falta ese apoyo fonético. Luego, todos firmamos con rotuladores de colores la carta.
   Nos quedó muy bien, otro día la pondremos por aquí.

  El siguiente paso es ir a entregársela, así que, al día siguiente, volvimos a salir de nuestra clase para ir a llevarle la carta a la directora. Se ha sentado con nosotros y la ha leído. Eso ha sido importantísimo para nosotros, pues la gente comprende lo que escribimos, comprenden nuestro código escrito, por tanto, la escritura sirve para expresarnos. En este paso es importante la significatividad de la escritura.
   Una vez leída la carta, nos ha concedido el permiso para hacer el museo bajo la escalera, así que ahora toca trabajar.

   Hemos ido al futuro museo con la caja de regletas y el metro para medir el espacio que destinaremos al museo. Lo hemos medido entre todos y anotamos la cantidad de regletas de cada color habíamos puesto.

   Posteriormente en clase hemos comparado las medidas con las regletas anotadas. Las volvimos a poner en hilera y a sumar su valor con la calculadora. El resultado coincidía con el del metro, así que ¡genial! 2,8 metros de pared.


    Con ayuda de Bea y Susana, hemos ido a colocar nuestros trabajitos en el museo, al igual que los  niños y niñas de 4 años B. Ha sido importante se nosotros los que hayamos colocado los trabajos en el museo, así participamos de forma activa y lo sentimos verdaderamente como algo nuestro. ¡Gracias por ayudarnos, Bea!

      Sólo hay un pequeño problema: los demás no saben qué trabajo hizo cada uno. ¿Cómo lo podemos arreglar? Hemos buscado en Internet algunos museos y hemos visto que tienen un cartel debajo, así que nosotros también lo hicimos. Elaboramos unos carteles identificativos con el nombre del trabajo y el de su autor.



     Todavía nos faltan algunos detalles, pero ¡miren qué bonito!