Hacemos un museo prehistórico (4 años A y B)

   Hemos traído tantas cositas de casa que no nos caben en la clase. Además, queremos poder ver los trabajitos de los compañeros de 4 años B, ¿qué podremos hacer?, ¿dónde se suelen poner las cosas valiosas de la Prehistoria?
   ¡Se nos ocurrió que podríamos hacer un museo en el cole!
   


   Pero Susana no nos lo va a hacer, lo vamos a hacer nosotros. Sería más fácil que lo hicieran las maestras y listo, pero… cuando vean el proceso vivido, verán por qué no fue así.


   Hemos ido de paseo por el cole a buscar un lugar donde podamos hacerlo: tienen  que ser un lugar de paso pero donde no se nos estropeen nuestros trabajos. Nos sentamos en la entrada del colegio y nos pareció que debajo de la escalera sería un buen lugar.

  Ya tenemos el  lugar, ahora ¿qué tenemos que hacer? Solicitar permiso

   Susana nos preguntó a quién tendríamos que pedirle permiso para montar el museo. Una niña ha dicho que a la directora. ¡Genial!
  En grupo nos pusimos a redactar nuestra carta: nosotros hablábamos y la maestra lo iba escribiendo, para que no se le olvide luego.
  Posteriormente y de forma individual con la maestra, hemos escrito la carta que previamente habíamos redactado. Cada uno escribió unas palabras, así que fue escrita por todos. No fue copiada, sino escrita atendiendo a los sonidos que nos indicaba Susana. Ya nos dice la palabra completa y nosotros tenemos que pensar qué letra va. ¡Hemos progresado un montón! A los que ya escribimos sin ayuda, no nos hizo falta ese apoyo fonético. Luego, todos firmamos con rotuladores de colores la carta.
   Nos quedó muy bien, otro día la pondremos por aquí.

  El siguiente paso es ir a entregársela, así que, al día siguiente, volvimos a salir de nuestra clase para ir a llevarle la carta a la directora. Se ha sentado con nosotros y la ha leído. Eso ha sido importantísimo para nosotros, pues la gente comprende lo que escribimos, comprenden nuestro código escrito, por tanto, la escritura sirve para expresarnos. En este paso es importante la significatividad de la escritura.
   Una vez leída la carta, nos ha concedido el permiso para hacer el museo bajo la escalera, así que ahora toca trabajar.

   Hemos ido al futuro museo con la caja de regletas y el metro para medir el espacio que destinaremos al museo. Lo hemos medido entre todos y anotamos la cantidad de regletas de cada color habíamos puesto.

   Posteriormente en clase hemos comparado las medidas con las regletas anotadas. Las volvimos a poner en hilera y a sumar su valor con la calculadora. El resultado coincidía con el del metro, así que ¡genial! 2,8 metros de pared.


    Con ayuda de Bea y Susana, hemos ido a colocar nuestros trabajitos en el museo, al igual que los  niños y niñas de 4 años B. Ha sido importante se nosotros los que hayamos colocado los trabajos en el museo, así participamos de forma activa y lo sentimos verdaderamente como algo nuestro. ¡Gracias por ayudarnos, Bea!

      Sólo hay un pequeño problema: los demás no saben qué trabajo hizo cada uno. ¿Cómo lo podemos arreglar? Hemos buscado en Internet algunos museos y hemos visto que tienen un cartel debajo, así que nosotros también lo hicimos. Elaboramos unos carteles identificativos con el nombre del trabajo y el de su autor.



     Todavía nos faltan algunos detalles, pero ¡miren qué bonito!













Arte prehistórico

   Los prehistóricos eran unos artistas, en clase hemos visto cuevas prehistóricas pintadas, cuentos... Ya les informaremos de todo esto en otra ocasión. Uno de nuestros compañeros quiso investigar la cueva prehistórica más importante de nuestro país: la cueva de Altamira. Este es su precioso trabajo.



   Además hacían vasijas como esta que nos elaboró una compañera con ayuda de su familia.


   La música es una forma de arte indiscutible. Esta compañera, sin nadie decirle nada, se planteó si habría música en la Prehistoria e investigó en casa. Nos trajo al cole este original tambor prehistórico. ¡Estupendo trabajo!


¡Qué frío!

    Como bien han explicado estas compañeras: en la Prehistoria no había tiendas de ropa sino que se hacían abrigos con las pieles de los animales que cazaban.
   
    ¡Buen trabajo, chicas!



   Pero también se hacían collares. Por eso, este compañero quiso hacernos uno con ayuda de sus primas y sus padres para que viéramos un ejemplo de collar prehistórico. ¡Precioso también!


¡A comer!

   Aquí les mostramos los trabajitos de niños y niñas sobre la caza y la pesca. Están muy interesantes además de preciosos. También una compañera nos hizo una herramienta prehistórica. ¡Gracias a todos y todas! Lo han hecho genial y lo mejor es que se nota que ha sido hecho por los propios niños también.





   Los prehistóricos comían los animales que cazaban, así que les vamos a mostrar los trabajitos sobre la alimentación en la Prehistoria. Están muy completos también. ¡Mil gracias!



Animales prehistóricos

   Seguimos exponiendo nuestros trabajos a los compañeros. Muchos de nosotros quisimos investigar los animales prehistóricos: algunos de forma general y otros algunos animales concretos: bisontes, mamuts...

   Esta preciosidad de mural la ha hecho un compañero al que le encantan los animales.

    No podían faltar los dinosaurios. El niño que hizo este trabajo lo tenía claro: tenía que hacer el trabajo sobre los dinosaurios. ¡Espectacular!

   Otro de los compañeros quiso investigar sobre los bisontes. ¡Qué bien lo hizo!
 
   Este otro niño también quiso investigar los bisontes. ¡Genial!

   No podría faltar el mamut: animal prehistórico muy conocido y que nos encanta porque se parece mucho a los elefantes. Le ha quedado precioso el mamut a este niño.

   Esta otra niña hizo una preciosa cueva con un mamut de arcilla. Impresionante trabajo.