Carteles editables para el aula. ¡Muy útiles!

    Ya queda menos para la vuelta al cole y hoy quiero compartir con los profes algunos recursos que les resultarán útiles para el comienzo del curso escolar. Estos carteles los utilizo en mi aula para clasificar: algunos están expuestos y otros los pego en carpetas o en fundas plásticas para tenerlo todo organizado. Algunos de ustedes me los han pedido así que ahí van mis carteles de aula.  Hay varios modelos.

Carteles para el aula de flores



Para archivar las fichas de trabajo








Carteles para el aula de mariposas




Carteles para el aula de búhos 


Carteles para organizar las fichas de trabajo: matemáticas, tareas, fichas pendientes de fotocopiar... Tienen el tamaño perfecto para pegarlas en las bandejas de folios.

 Cartel para archivar las entrevistas con los padres


 Este simpático búho será el guardián de mis llaves. Le pondré un colgador metálico debajo y así no se  pierden.

Aquí les dejo unos cartelitos para los registros de alumnos.



Estos carteles son para archivar documentos del aula. Yo los suelo pegar por fuera de la funda plástica donde va dicho documento.






Aquí guardo los puntos que se han tratado en cada reunión que me pueden servir para otra vez como las pautas para el periodo de adaptación.


Siempre me viene bien que este perrito me recuerde las horas de las reuniones o si tengo que citar a algunos papás.

Espero que les resulte útil. ¡Mucho ánimo en este comienzo de curso!

Los girasoles de Van Gogh

Hoy queremos compartir con ustedes nuestra gran aventura que nos hizo amar y sentir el arte y conociendo a Vincent Van Gogh.



  Estábamos llevando a cabo el proyecto de las flores y estábamos entusiasmados cuidando nuestro girasol, cuando, un día, encontramos esta sorpresa en clase. Lo  leímos como campeones. No nos lo podíamos creer: ¡un  pincel mágico nos quería presentar a un pintor al que le encantan los girasoles!





    En el libro que nos regaló el pincel mágico, había muchos cuadros de flores que había pinado Vincent Van Gogh. Los observamos con detenimiento, vimos los colores que utiliza, su peculiar forma de pintar "con rayitas"... Nos gustó tanto que nuestra maestra nos trajo otro libro más con otras obras que no eran de flores: "Habitación en Arles", "Campesino en Zundert", "Lirios""Rama de almendro en flor en vaso de cristal"...  

    Pero estábamos tan entuiasmados que todo nos parecía poco y buscamos en Internet más obras. Sin hay algo que nos encantó fue "La noche estrellada". Luego Susana nos dijo que es su cuadro favorito y a nosotros nos dejó tan fascinados como ella, con la boca abierta. Se nos nota que estamos realmente amando el arte y eso a nuestra profe le hace muy feliz.

También vimos algunos autorretratos y analizamos la expresión de su cara. Nos llamó mucho la atención y concluimos que debía estar enfadado o ser un hombre muy serio. Pero seguimos atendiendo a las pinceladas tan curiosas que utiliza Van Gogh.

    Quisimos saber más y demandábamos información, así que la maestra nos hizo un cuento en PowerPoint sobre Vincent Van Gogh que nos gustó mucho. Uno de los compañeros se alegró mucho porque Van Gogh nació en Holanda como su padre. Vimos en un mapa dónde está Holanda y España.

    Un día, una compañera dijo: "me gustaría pintar como él". ¿En serio? Vamos a desaprovechar esa motivación? Por supuesto que no (aunque ya tenía programado hacerlo, pero me gusto que saliera de ellos). Entonces la maestra dijo: "¿y qué podemos hacer para pintar como él?". Todos en seguida respondimos: "pintar con las témperas". ¡Genial! Nos pusimos manos a la obra, porque no es fácil enfrentarnos a un cuadro así: primero hay que hacer el fondo, luego el jarrón, hay que mezclar colores para que salgan los adecuados, hay que fijarse muy bien en el original.



     Los cuadros quedaron muy bonitos.



Hicimos también una recopilación de cuadros del pintor:


Con todo lo que teníamos, decidimos hacer un gran mural en la pizarra:





    Unas niñas de 5º de Primaria vinieron un día a nuestra clase y se enteraron que nosotros estábamos estudiando a Vincent Van Gogh. Ellos también habían reproducido algunos de sus cuadros junto con los de otros artistas, así que nos invitaron para enseñarnos su trabajo. Lo que los niños grandes no se esperaban era que nosotros fuéramos los que les enseñaríamos a ellos cosas sobre el pintor.
  Aceptamos encantados su invitación y nos enseñaron sus producciones que estaban colgadas por fuera de su clase. Nosotros dijimos que queríamos enseñarles las nuestras también. Así que, aprovechando que un día  a Susana le tocó sustituir en 5º, fuimos unos poquitos y le presentamos a Vincent Van Gogh: les enseñamos su obra y hablamos un poquito de él, aunque estábamos un poco impresionados de ver a tantos niños mayores. Susana preguntó a los grandes si sabían con qué pintaba Van Gogh y los mayores dijeron que sería con témperas, pero nosotros les dijimos que pintaba con óleo que es mezcla de aceite con pintura (tampoco sabían lo que era el óleo). Tampoco sabían que era holandés, ni que pertenecía a un movimiento llamado Impresionismo. Les llamó la atención que no fuera conocido por sus cuadros mientras vivió. Vieron también que, cuando tenía una mala época se refugiaba en la pintura (posteriormente profundizamos en eso, con los mayores se pueden hacer maravillas). Se quedaron asombrados de ver cómo nosotros los pequeñitos les enseñábamos cosas y poco a poco nos fuimos sintiendo más cómodos ante los mayores. Ellos también compartieron lo que sabían con nosotros y fue una experiencia realmente enriquecedora que ha surgido "sin querer", pero que supimos aprovecharla. 

   Nuestra maestra se sintió muy orgullosa de nosotros, nos dio un aplauso emocionada y nos fuimos a clase de Inglés con Cande. Susana se quedó con los niños grandes aprovechando la motivación que tenían (no paraban de hacer preguntas sobre el pintor) y haciendo un juego "concurso" sobre Van Gogh que tuvo mucho éxito.

    El curso ya se estaba en su última semana y nos quedaba la espinita de hacer algo con "La noche estrellada" así que pintamos con creyones el cuadro y hubo maravillas de obras. Algunos quedaron espectaculares. No tengo fotos, pero para los que no vinieron la última semana, les dejo la imagen para que la puedan hacer en casa si quieren.



   Siempre me ha gustado trabajar el arte con los niños y pintores que les gustan como Miró, Van Gogh, Calder, Kandinsky, Paul Klee... Ya he trabajado anteriormente este pintor, si quieres vero pincha en el pincel

    No obstante, en esta ocasión he visto realmente que han disfrutado del arte, que se han conmovido con su obra, que les ha llegado de verdad (quizás porque son un poquito mayores). Para mí eso es lo que importa.      Aprovecho la ocasión para expresar mi opinión, mi gran principio educativo: la motivación de los alumnos SIEMPRE debe ser el indicador de autoevaluación o de evaluación de la situación de aprendizaje que estemos llevando a cabo y lo que nos guíe en nuestra programación diaria. No debemos tener miedo a interrumpir una programación para atender los intereses de nuestros alumnos, es más, esos intereses son los que deben guiarnos en nuestro día a día y en nuestra programación de aula. Debemos programar en función de lo que les interesa a nuestros alumnos. Hace poco salió un estudio donde se determinó que el elemento principal para que se dé un aprendizaje es la emoción. 
   Yo creo que les tiene que motivar lo que están aprendiendo, y si no les gusta sumar o escribir, le debemos "dar la vuelta" para que les guste: conectar con sus intereses, buscarle la utilidad práctica a lo que estamos enseñando.
   Con estas actividades hemos puesto el broche de oro al proyecto de "las flores". En esta situación de aprendizaje hemos aprendido muchas cosas:

- Hemos analizado la forma de pintar de Van Gogh, los colores que utiliza, su técnica, cuestiones que requieren un ejercicio de observación y atención.
- Trabajamos las emociones con la expresión facial de Van Gogh, hemos dialigado sobre cómo se sentía y qué cosas nos hacen a nosotros sentirnos así, trabajando de esta manera la empatía.
- Hemos visto una variedad de obra diferente que es el autorretrato.
- Al pintar el cuadro imitando el de Vincent, hemos tenido que observar y atender, fijarnos en los detalles. Luego hemos intentado tener bastante precisión en el trazo. Además, hemos tenido que distribuir las flores en el espacio, observar el número de flores de un tipo y de otro, ubicarlas en un lado o en otro (eso fue a nuestra elección, la maestra nos dejó que desarrollásemos libremente la distribución espacial). También hemos mezclado colores hasta dar con el apropiado teniendo mucho cuidado en no poner más pintura de la adecuada. Ha sido divertido ver el resultado de las mezclas. Este ejercicio nos encanta.
- Con la actividad de exposición a los mayores, hemos trabajado muchas cosas: primero hemos tenido que organizar la información para exponerla. Luego hemos tenido que trabajar la soltura en la exposición oral ante un público.

 ¡Hasta la próxima!


Un girasol en clase

   A nuestra clase ha llegado esta preciosa flor.
   
 Todos sabíamos que era un girasol. Lo estuvimos observando detalladamente: su tallo "peludo", sus hojas grandes y sus pétalos amarillos. También vimos los capullitos.

    Nos hemos fijado muy bien en el centro de la flor. Susana nos ha sugerido que digamos a qué se nos parece el centro del girasol. Eso sí, lo hemos visto de uno en uno con la lupa.

Cada uno ha escrito en la pizarra a qué se le parecía. Como ven, a la mayoría nos parecieron flores, pero entonces... ¿cómo es posible que una flor tenga flores dentro?

Hemos buscado información en Internet y la profe nos ha leído que el girasol no es una flor, es una inflorescencia, que quiere decir que hay muchas flores pequeñitas que forman una "flor". 

     Ya tenemos información sobre el girasol, ahora toca cuidarlo, ¿cómo lo haremos? Nos surgen varias preguntas: ¿cómo se alimenta?, ¿cuánta agua necesita?, ¿tiene que estar al sol o puede estar dentro de nuestra clase?

Así que, una vez más, buscamos en el ordenador, solo que esta vez, leyó un compañero y lo hizo genial.


   Ya sabemos regar nuestra plantita con los 100 ml de agua que lleva. Pero tenemos que comprobarlo bien poniéndolo en una superficie plana. ¡Estos chicos son unos campeones!



Como el girasol necesita estar al aire libre, tenemos que trasplantarlo. Así que pensamos que un buen sitio sería el jardín de picón de nuestro cole. Tras una semanita en clase cuidándolo y viendo cómo se abrían los capullitos, nos dirigimos hacia el jardín dispuestos a trasplantarlo. Lo primero: buscar el lugar. A continuación, hacer un agujero. Aprovechamos para aprender el nombre de diversos utensilios de jardinería.

Luego plantamos nuestro girasol y tapamos. Ya solo nos queda regarlo bien.

     Se ve que le sentó bien el agua porque al día siguiente ya otro capullito estaba así.

¡Ha sido toda una experiencia!