Rumbo a la luna

Estas son algunas de las actividades que hemos hecho sobre la luna. Nos han encantado porque han sido muy manipulativas y a través de juegos muy chulos. La mayoría de los juegos que hemos hecho no tienen foto como el de caminar como astronautas en la luna que hicimos en Psicomotricidad con Susana, la luna de plastilina, los cráteres que hicimos con tapones y purpurina en plástica, las rocas lunares... y la más chula: ver la luna y sus cráteres con el telescopio de noche. Sentimos no tener fotos de todas esas vivencias, pero compartiremos lo que tengamos.

   Hemos hecho un experimento muy chulo: hacer arena lunar. Esto es lo que utilizamos.

   Sabíamos que por cada 9 medidas de harina, llevaba una de aceite. Esa era la proporción, ahora tocaba pensar cómo lo haríamos, qué elemento de medida podríamos utilizar para ser precisos como los científicos, porque si lo hacíamos "a ojo" no nos saldría el experimento. Decidimos utilizar un vaso en el que marcamos la medida. Así pusimos 9 vasos de harina y uno de aceite corporal. Lo fuimos haciendo entre todos. Era muy divertido avisar al compañero para que no se pasara de la medida. De todos modos nos pringamos un poco, pero eso también formó parte de lo divertido de la actividad.
    Lo mejor fue amasar y amasar hasta que tuviera consistencia.



    En nuestra "noche de estrellas" quedamos por fuera del cole un viernes por la noche las dos profes y todas las familias de ambos grupos. Uno de los papis que es astrofísico llevó al lugar un súper telescopio muy chulo y pudimos ver Júpiter y sus lunas, Saturno y sus anillos (se veía genial), algunos tuvimos la suerte de ver Marte antes de que se pusiera una nube justo delante y una parte de la luna. La luna, como estaba tan cerca y llena, se pudo ver genial con el telescopio con sus cráteres, aunque solo la vimos los que nos quedamos hasta el final, porque éramos tantos que se nos hizo tarde y hacía un poco de frío. fue una experiencia genial: padres, madres, hermanos, los niños muy entusiasmados... Implica un poco de tiempo extra, pero si tienen ocasión, lo recomiendo porque fue una experiencia única y una preciosa actividad de convivencia. ¡Gracias a todos los que hicieron que fuera posible!

     Después de ver la luna tan de cerca, tuvimos curiosidad por los cráteres y su origen. Así que, con nuestra arena lunar hecha, vimos cómo se forman los cráteres. Para ello cada uno lanzaba una piedra (que previamente fuimos a buscar con la ayuda de nuestra hada madrina Bea) y vimos las marcas que iban dejando nuestros "asteroides y meteoritos". Para ello los quitamos cuidadosamente.






Una vez hecho esto, en el rincón de los exploradores, cada equipo ha inventado una manera diferente de hacer cráteres. No es fácil, hay que imaginar una idea que haga marca en la arena y luego comprobar que funciona: a lo mejor "soplar" no deja marca porque la arena está un poco compacta.
El primer equipo no lanzó piedras, propuso colocarlas presionando.

 Así ha quedado
 Otro equipo pensó que mojando las manos y  dejádolas escurrir sobre la arena, dejaría marcas similares a los cráteres.
 Resultado


 Como buenos astronautas, quisimos viajar a la luna, o, por lo menos, poder pisarla y dejar nuestra huella. Aquí vemos a una compañera poniendo su huella en la luna. 
El resultado

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...