Ir al contenido principal

Sumas con regletas en Infantil

   Cuando estaban en la clase de 4 años, mis peques empezaron a sumar de una forma muy divertida.

    Para trabajar con regletas, es importante seguir una serie de pasos para luego llegar a la descomposición de números y a realizar sumas y restas. Así las trabajo yo:

1. Familiarizarse con el material. Esto, por ejemplo, lo hicimos con mi grupo de 3 añitos, que es cuando empiezan a explorar con las regletas y a crear formas individual o en grupo, hacer trenes, poner las regletas alrededor de la mesa, hacer castillos o coches... Hasta donde llegue la imaginación.


2. En esta edad también se encajan regletas en rectángulos (fichas plastificadas) de manera que sea del mismo tamaño. Primero de forma sencilla y luego con varias creando figuras.

3. Cada regleta tiene un valor, un tamaño y un color diferente, por eso procuro tener los números expuestos en clase del mismo color que su equivalente en regletas. (Ya les sacaré fotos cuando "monte" mi nueva clase). Para presentar los números de una forma más amena les voy contando el cuento personalizado "Lo que mi abuelo me enseñó" que es sobre las regletas de Cuisenaire. Gracias a mi compi Natalia, una súper maestra de Infantil que me dio a conocer este cuento y me lo prestó para que yo hiciera el mío propio personalizado. También les enseñaré el cuento cuando vuelva a empezar a utilizarlo y les explicaré más y mejor cómo trabajarlo.

4. Hacer escaleras ascendentes y descendentes, ordenando así la secuencia numérica.


5. Hacer equivalencias. Mejor verlo con una imagen. (Se puede iniciar a finales de tres o en cuatro años).


6. Convertir las equivalencias en descomposiciones (4 años): en el siguiente caso sería: 4 + 1 = 5 ó 5= 4 + 1. A continuación escribiremos de forma simbólica nuestras sumas en pizarra, en este caso lo hacemos en la pizarra magnética.




 Se les puede dar la suma hecha o en blanco para que ellos experimenten y realicen sus propias descomposiciones.


7. Realizar torneos con regletas (4 y 5 años): se trata de trabajar en parejas, pequeños grupos o de forma individual para descomponer un número en todas las posibilidades que encuentre. Se les da un número, supongamos que es el 9. Tendrán que coger la regleta del nueve y buscar equivalencias descomponiéndolo (poniendo regletas que queden del mismo tamaño que la del nueve), por ejemplo: 3+3+3, debajo: 5+4 y así. todo con regletas como en el punto 5, pero con más posibilidades debajo. Para cada nñumero tienen un tiempo (marcado con un reloj de arena, por ejemplo).  Una vez finalizado el tiempo, dejarán de tocar las reletas, se irá niño por niño o grupo por grupo y cada uno verbalizará en alto sus descomposiciones (muy importante). Si se trata de un grupo, se hará participar a todos sus miembros. Dirán, por ejemplo: 9 es igual a uno más tres más cinco; también es igual a tres más tres, más dos más uno. Gana el niño o le equipo que más descomposiciones correctas haya realizado. Nosotros los llamamos torneos de regletas y les encantan a los grupos con los que los he hecho, pero lleva mucho trabajo detrás de correspondencia con su número y color, saber que el cuatro es más pequeño que el siete (que no les resulta sencillo)... No tengo fotos de este paso pero lo hago mucho en clase y es una actividad que les motiva mucho. 

Se pueden realizar infinidad de juegos y actividades con este material: medir perímetros, series, secuencias, anterior y posterior, tamaños... Incluso ya en cinco años trabajar el supermercado de forma que todo este trabajo se afianza. Si quieres ver cómo trabajamos el supermercado pincha en la imagen




Si no se ve la imagen, pincha en el siguiente enlace: http://aulainfantil-susana.blogspot.com.es/2013/07/montamos-un-supermercado.html

Entradas populares de este blog

El monstruo de colores: trabajamos la educación emocional

Tras haber visto y trabajado estos años con los peques varios libros de educación emocional, sin duda me quedo con “El monstruo de colores”, un libro estupendo para los niños y niñas de infantil que les ayuda a identificar sus emociones de una forma muy visual. ¡Al fin lo tengo!
    Pues bien, este curso voy a trabajar este libro con mis pequeños duendecillos y llevaremos a cabo un pequeño proyecto anual de educación emocional en el que trabajaremos a diario. Debo agradecer a mi gran compañera Bea que es muchísimo más que “la maestra de Religión” y que quiere tanto a estos niños que sin ella no hubiera sido posible llevar esto a cabo. ¡Mil gracias!      De momento les vamos a poner unas imágenes de lo que hemos hecho hasta ahora.  Y como toda historia tiene un comienzo.
    Hace unos días, llegó esta sorpresa a clase.

   La maestra nos lo leyó y nos gustó mucho ver al monstruo hecho un lío y luego de cada color. Posteriormente dialogamos sobre las diferentes emociones que aparec…

ALAS DE COLORES (PROYECTO MARIPOSAS)

En clase ya hemos terminado de aprender cositas sobre los girasoles, ahora toca estudiar los animales, por lo que, debemos elegir uno para investigarlo a fondo. Susana nos ha ayudado un poco y nos ha elaborado una presentación Power Point sobre los animales y su hábitat. Vimos más de 100 animales en movimiento y lo pasamos en grande con la actividad. No obstante, no nos aportó información, simplemente nos mostró imágenes de muchos animales para que no se nos quede ninguno a la hora de proponer y elegir.
Hicimos varias propuestas: caballo, colibrí, orca... Pero finalmente y casi empatada con el colibrí, ganó la mariposa.
   A continuación conectamos con los conocimientos previos; dijimos que tienen alas con líneas, tienen una lengua larga, y le gustan las flores. Las hipótesis que expusimos fueron que las antenas son los ojos, que parece que tienen un pincho y que comen flores. Por último, queremos aprender por qué le gustan las flores, de qué están hechas las alas, para qué sirven …

Quiero ser... ¡ASTRONAUTA! (proyecto)

Tenemos una misión muy importante: durante esta unidad didáctica vamos a ser astronautas, pues así lo hemos elegido y tenemos que investigar el espacio.

   Todo comenzó én la asamblea, empezamos hablando de las profesiones, de los trabajos de los papás, de los médicos, de qué les gustaría ser de mayores... y a un compañero de clase se le ocurrió decir que quiere ser astronauta. A todos nos encantó la idea, así que Susana, que tenía la unidad didáctica enfocada de otra manera, tuvo que hacerla de nuevo porque nos vio tan entusiasmados que sintió que debía aprovechar esa motivación tan grande que teníamos por conocer el espacio.
   En seguida empezamos a hacer preguntas bastante elaboradas.

¿Cuántos planetas hay en el Sistema Solar?
¿Los extraterrestres existen?
¿Por qué hay rocas en el espacio?
¿Dónde se va el Sol cuando es de noche?
¿La luna se mueve?
¿Por qué a veces la luna se hace más pequeña?
¿Qué máquinas hay fuera del planeta? (refiriéndose a los satélites)

Cualquier niño d…