Nos disfrazamos de brujitos y brujitas

   Una vez bien leído el apartado de “vestimenta de una bruja” en el libro que nos regaló la bruja Piruleta, ya podemos diseñar nuestra ropa.



 Un equipo de diseñadores de la clase de Los Dragones ha elaborado varios diseños de los vestidos de brujos y brujas.


    Cada uno de nosotros ha puesto su voto (pegatina) en uno de los diseños. Debemos felicitar especialmente a los autores de dos de los diseños ya que no se han votado a sí mismos y eso es digno de valorar.


   Posteriormente hemos realizado el recuento de votos y, una vez escritos los números correspondientes, los hemos ordenado de mayor a menor (¡qué manera tan natural de trabajar las matemáticas!).
    Ya tenemos elegido el traje, así que su diseñadora nos dirá los materiales necesarios para realizarlo.


   Una vez elegidos los materiales con ayuda de todos, debemos hacer el pedido. Pero necesitamos muchas bolsas de basura y muchas cartulinas, ¿Cómo podremos saber exactamente cuántas necesitamos? Una compañera finalmente ha dicho que deberíamos contar los niños que hay en el mural de “pasar lista” y así lo hemos hecho. Somos 24 en total, así que ya tenemos listo nuestro pedido.

   Alguno se ha atrevido a escribir en minúscula de forma voluntaria, eso sí, con atención individualizada de la maestra en ese momento, pero el resultado es genial para ser la primera vez que escriben con minúscula.


    Una vez escrito, debemos pedir presupuesto, pero… ¿dónde podemos encontrar este material? Las respuestas fueron diversas, pero casi todos dijimos que en un “chino”. De acuerdo, mandaremos el presupuesto a la tienda china, pero debemos mandarlo a otro sitio más por si nos sale más barato. ¿Alguien sabe dónde más venderán cartulinas y papel? Una niña dijo que en una tienda de libros y mochilas. Susana nos preguntó si conocemos alguna tienda de libros en la zona y un compañero dijo que había una frente al supermercado donde trabaja la madre de un niño de 5 años. ¡Genial! Ya tenemos para comparar.
   Una vez recibidos los presupuestos, toca comparar precios (la actividad es simbólica al igual que los precios, es una manera de trabajar las matemáticas que nos interesaba en ese momento).

Precio en la tienda china………… 9 euros
Precio en la tienda de libros……… 6 euros

¿Cuál es más barato? Nos costó un poquito, más que nada por el término “barato”; los niños de nuestra edad tendemos a pensar que el número mayor siempre es “el que gana”, precisamente por eso realizamos estas actividades. Finalmente nos dimos cuenta que el más pequeño era el 6, así que Susana le dio el pedido a la señora de la librería.
¿Cuánto nos ahorramos? Es una pregunta muy complicada, pues no sabemos restar, pero lo hemos hecho de forma vivencial con pegatinas de colores distintos. Nos ahorramos 3 euros.



    Ya ha llegado el material, así que toca medirnos para poder cortar el disfraz. Hemos comparado alturas y lo hemos pasado muy bien con el metro.



   Nosotros solitos no podemos elaborar los disfraces, necesitamos ayuda, pero ¿quién podrá ayudarnos? Primero dijimos que el caballero triste o la bruja, pero vimos que era mucho trabajo y necesitábamos mucha gente, pero gente que sepa recortar: ¿alguien conoce gente que sepa recortar? Una niña dijo: “mi madre sabe recortar”, otro dijo que su padre también y así empezaron todos a decir. Susana nos preguntó si nosotros creíamos que nuestros papis y mamis podrían ayudarnos a hacer los disfraces en el cole y dijimos que sí. Así que les pedimos ayuda, aunque como muchos trabajan por la mañana, decidimos hacerlo por la tarde. Vinieron muchos familiares de las dos clases de 4 años y pudieron acabar los disfraces. ¡Muchísimas gracias a todos los padres y madres de 4 años A y B por colaborar! Han quedado muy bonitos los disfraces.

   Aquí les mostramos nuestro disfraz de bruja con bolsas y cartulina.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...