Somos "los pitufos"

   Este curso hemos sido la clase de los pitufos. Por eso hemos trabajado con estos pequeños personajes.
  
 Nuestra clase se convirtió en una aldea de pitufos




      Comparamos las casas de los pitufos con  las nuestras. Nuestras casas son diferentes a las de ellos. Para estudiar a fondo las estancias de nuestra casa, hemos pedido a nuestras familias que nos traigan una foto al cole de una estancia de la casa: unos trajimos la fachada, otros de nuestra habitación, salón, cocina, baños, jardín…

   Aprovechamos este tiempo de traer las fotos para conocer un poquito mejor las estancias de una casa y el mobiliario propio de cada una. Además, jugamos con unos vídeos interactivos de vocabulario que se utilizan en logopedia muy chulos. En ellos los que tenemos que escuchar el sonido que produce y acertar de qué objeto de la estancia se trata. Aprovechamos las imágenes para trabajar más vocabulario. Jugamos varias veces a este juego tan divertido. ¡Nos encanta!

       Las casas de los pitufos son muy diferentes. Los pitufos viven en setas. Pero… ¿sabemos lo que es una seta? Una vez que trabajamos las setas, vimos que el tamaño de los pitufos es realmente diminuto. Para nosotros, decidimos pintar una seta bien grandota para ponerla en la puerta.


     Lo siguiente que hicimos fue observarlos a ellos. Lo primero que nos llama la atención es su color: azul. Aprovechamos para hablar de nuestro color de piel que es más blanco o rosa como dijo alguno. La maestra nos preguntó si todos somos blancos o rosas y vimos que no, que algunos niños del cole tienen la piel marrón, otros más negra. Con toda naturalidad vimos que las personas tenemos distintos colores, incluso dentro de clase, todos tenemos difernte aspecto.
  Con esta divertida actividad de soplo con una cañita, vimos de qué color eran los pitufos y empezamos a trabajar el color azul. Si quieres hacerlo en casa, hay que ponerle bastante agua a la témpera. Es una actividad muy chula y además se trabaja el soplo, la distribución espacial, coordinación motriz, el color azul...

    Nos encantó tener las manos azules como las de los pitufos


 En las dos semanas siguientes, conocimos a varios pitufos que nos presentaban. Cada día recibíamos una carta de un pitufo diferente. Nos encantó encontrarlas por la mañana y estábamos entusiasmados porque Susana nos las leyera. Les vamos a poner una de ellas:

   Así ayudamos a Gruñón, a Tristón, a Vanidoso, a Miedoso… Cada uno identificó sus emociones y les ayudamos a ver sus posibilidades y limitaciones. Aprovechamos cada día para ver también situaciones en las que nos hemos sentido igual que ellos: tristes, enfadados, avergonzados… Todo con mucha naturalidad porque, como decimos siempre, no hay emociones buenas ni malas.
   También jugamos a poner caras de tristeza, de miedo, de sorpresa, de alegría… Fue muy divertido quedarnos como estatuas con  esas caras.

    Como saben, los pitufos cuidan mucho la naturaleza y están muy concienciados con el medioambiente. Por eso, Pitufina nos escribió muy preocupada, ya que nuestro planeta está enfermo.


   Visualizamos vídeos del deshielo de los casquetes polares y las consecuencias para los animales, de las talas de árboles, de la contaminación… Pero lo que más nos llamó la atención fueron los de tortugas y delfines atrapados en plásticos que, afortunadamente, eran liberados porque los encontraron buenas personas, pero nos preocupa. Además, tenemos ese problema muy cerca. Por eso la maestra María y Susana decidieron ir de excursión con nosotros a limpiar la playa que tenemos al lado del cole. Finalmente nuestra maestra Susana no pudo ir porque tenía un bebé en su barriga, pero lo hicimos con nuestra profe Leti y fue muy chulo. Además hicimos carteles de concienciación para mantener nuestra playa limpia. Desde aquí agradecemos a Leti por su implicación con nosotros y por continuar el proyecto que Susana tuvo que dejar. ¡Gracias!

   Hay cientos de pitufos y todos tienen un oficio diferente: panadero, escritor, carpintero, mecánico, doctor…  En las semanas siguientes trabajamos las profesiones de los pitufos. Cada uno eligió la que más le gustaba. En casa, debíamos decorar al pitufo que nos había tocado y aprender en qué consistía su oficio y explicarlo brevemente en clase. Susana dejó todo preparado y había ya un pitufo para cada uno impreso cuando se tuvo que ir por su bebé. Así que Leti continuó el trabajo que seguro fue un éxito.

     Todo está muy resumido para que la entrada no se alargue demasiado (aún así es larga), pero le dedicamos mucho tiempo a todo este proyecto y trabajamos muchas cosas. Nos quedan cosas por poner: la búsqueda del tesoro, las pistas de Filósofo, la visita a la biblioteca, los vídeos de pitufos, el juego que nos trajo una familia...
Tristemente, tuve que bajarme de esta aventura pitufa antes de lo previsto pero muy satisfecha y orgullosa de los niños y agradecida a Leti por continuar mi trabajo.
   Les dejo algunas de las fichas de pitufos que elaboré para trabajar en clase.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...