Ir al contenido principal

Mindfulness en clase

Muchos profesionales coincidimos en que los niños que vemos día a día en los colegios están cada vez más  alterados, con más dificultades para vivir sus emociones de forma sana y con más problemas de  atención y concentración. Seguro que en casa alguno habrá observado a su hijo que está jugando a algo y lo deja en seguida para ir con otra cosa, luego otra, o niños que están pensando en otra cosa cuando se les está hablando... Nos pasa a nosotros también. Esto se debe a numerosas causas: sobreestimulación (demasiados juguetes, televisión, maquinitas), sobreprotección (evitamos que nuestro hijo llore y tenga una pataleta calmándolo con elementos materiales), exceso de actividades pautadas en detrimento de actividades libres y creativas, NO PERMITIR QUE NUESTROS HIJOS SE ABURRAN (esto ya daría para otro post)...  Por todo ello en clase y el casa, trabajamos ejercicios que nos ayudan a concentrarnos, a ver qué sentimos y cómo lo sentimos, qué pensamos y cómo reaccionamos, a conocernos.

Los beneficios del Mindfulness

El objetivo fundamental del Mindfulness consiste en aprender a gestionar las emociones, reacciones, actitudes y pensamientos para poder afrontar las situaciones que nos sucedan en nuestra vida  mediante el perfeccionamiento de la conciencia plena. Así, seremos capaces de desarrollar ciertas actitudes positivas en relación a nuestro estado mental y emociones, llegando a controlarlos desde la libertad, el conocimiento de sí mismo y la aceptación.
El Mindfulness persigue el aprendizaje, gestionar nuestros eventos internos y reaccionar de un modo más consciente y eficaz a las eventualidades del día a día. 
De este modo, hay que ser conscientes de que lo que nos provoca malestar o ansiedad no son los eventos, sino cómo vinculamos las emociones éstos. 
Entre los numerosos beneficios del Mindfulness, demostrados por varios estudios científicos, destacamos los siguientes:
- Aumenta la capacidad de atención y concentración.
- Actúa sobre los telómeros disminuyendo algunas patologías asociadas a la vejez.
- Ayuda a controlar la ansiedad y el estrés.
- Desarrolla la capacidad creativa.
- Mejora la memora a corto plazo o memoria de trabajo.
- Desarrolla la inteligencia emocional.

Ejercicios de atención plena en el aula
En esta línea, trabajamos una secuencia de ejercicios en clase que ayudan a desarrollar estas habilidades que tienen múltiples beneficios. Hoy vamos a mostrar algunos de ellos que realizamos de forma habitual

 ¡Que no se derrame!
  En el primer juego es muy secillo. Llenamos un vaso de agua (hasta los topes). Con mucho cuidado los alumnos lo llenan y lo traen desde el baño muy concentraditos para que no se derrame ni una gota. Luego lo vamos pasando de un compañero a otro con muchísimo cuidado. El último lo lleva al baño y lo vacía. 
   Poco a poco el juego se va complicando y tenemos que dar una vuenta a la clase con el vaso llenísimo. La verdad es esta actividad gusta muchísimo a los niños ya que se les plantea como un reto y muchas veces son ellos los que piden hacerla.



Masajitos

   Otra actividad consiste en hacer masajes por parejas. La actividad no consiste en hacer masajes y ya está, sino que tenemos los ojos cerrados, sentimos las manos del compañero en nuestra piel, nos concentramos en lo que nos está sucediendo en estos momentos con plena atención. Además nos ayuda a relajarnos y nos gusta mucho.


Hay más ejercicios que realizamos en clase (la campanita, escuchamos ruidos al aire libre...), pero aún no hemos sacado fotos. Pronto lo compartiremos con ustedes.
Si desean practicar en casa estos ejercicios en casa lo pueden hacer, y si quieren saber más, este libro es recomendable.


Entradas populares de este blog

El monstruo de colores: trabajamos la educación emocional

Tras haber visto y trabajado estos años con los peques varios libros de educación emocional, sin duda me quedo con “El monstruo de colores”, un libro estupendo para los niños y niñas de infantil que les ayuda a identificar sus emociones de una forma muy visual. ¡Al fin lo tengo!
    Pues bien, este curso voy a trabajar este libro con mis pequeños duendecillos y llevaremos a cabo un pequeño proyecto anual de educación emocional en el que trabajaremos a diario. Debo agradecer a mi gran compañera Bea que es muchísimo más que “la maestra de Religión” y que quiere tanto a estos niños que sin ella no hubiera sido posible llevar esto a cabo. ¡Mil gracias!      De momento les vamos a poner unas imágenes de lo que hemos hecho hasta ahora.  Y como toda historia tiene un comienzo.
    Hace unos días, llegó esta sorpresa a clase.

   La maestra nos lo leyó y nos gustó mucho ver al monstruo hecho un lío y luego de cada color. Posteriormente dialogamos sobre las diferentes emociones que aparec…

ALAS DE COLORES (PROYECTO MARIPOSAS)

En clase ya hemos terminado de aprender cositas sobre los girasoles, ahora toca estudiar los animales, por lo que, debemos elegir uno para investigarlo a fondo. Susana nos ha ayudado un poco y nos ha elaborado una presentación Power Point sobre los animales y su hábitat. Vimos más de 100 animales en movimiento y lo pasamos en grande con la actividad. No obstante, no nos aportó información, simplemente nos mostró imágenes de muchos animales para que no se nos quede ninguno a la hora de proponer y elegir.
Hicimos varias propuestas: caballo, colibrí, orca... Pero finalmente y casi empatada con el colibrí, ganó la mariposa.
   A continuación conectamos con los conocimientos previos; dijimos que tienen alas con líneas, tienen una lengua larga, y le gustan las flores. Las hipótesis que expusimos fueron que las antenas son los ojos, que parece que tienen un pincho y que comen flores. Por último, queremos aprender por qué le gustan las flores, de qué están hechas las alas, para qué sirven …

Quiero ser... ¡ASTRONAUTA! (proyecto)

Tenemos una misión muy importante: durante esta unidad didáctica vamos a ser astronautas, pues así lo hemos elegido y tenemos que investigar el espacio.

   Todo comenzó én la asamblea, empezamos hablando de las profesiones, de los trabajos de los papás, de los médicos, de qué les gustaría ser de mayores... y a un compañero de clase se le ocurrió decir que quiere ser astronauta. A todos nos encantó la idea, así que Susana, que tenía la unidad didáctica enfocada de otra manera, tuvo que hacerla de nuevo porque nos vio tan entusiasmados que sintió que debía aprovechar esa motivación tan grande que teníamos por conocer el espacio.
   En seguida empezamos a hacer preguntas bastante elaboradas.

¿Cuántos planetas hay en el Sistema Solar?
¿Los extraterrestres existen?
¿Por qué hay rocas en el espacio?
¿Dónde se va el Sol cuando es de noche?
¿La luna se mueve?
¿Por qué a veces la luna se hace más pequeña?
¿Qué máquinas hay fuera del planeta? (refiriéndose a los satélites)

Cualquier niño d…